Cuando el calor invade las calles y no hay hora para irse a la cama, los carros de helado y perritos calientes salen a lucirse a la calle, allí hasta altas horas, podemos comer y charlar en corrillos de vecinos.

img219

Los alumnos de las clases de fotografía han seguido disparando sus cámaras en verano, la curiosidad y las ganas de seguir aprendiendo sigue fuerte en ellos y como siempre decimos, tenemos que estar preparados para disparar ante cualquier acontecimiento, y he aquí uno, yo, “la maestra”, que pasaba por delante de la tienda de Florence, y Blessy niña-alumna-vecina de Florence, dispara su cámara de carrete, hace saltar el flash y ¡bum! ahí estamos Ruth y yo, felices en la oscuridad del verano.

img205