La mayoría de niños que he conocido en Palma Palmilla, sobretodo inmigrantes para los que el castellano no es su lengua materna, acuden dos o tres veces por semana a clases de refuerzo o apoyo. Allí, durante un par de horas por la tarde los profesores les echan una mano con matemáticas, lengua, naturales… hacen deberes, resuelven dudas. La mayoría van a estas clases bastante contentos y motivados, de hecho, muchos chicos a los que he conocido reconocen que no pueden apuntarse a actividades extraescolares como el taller de fotografía, porque tienen que ir a “apoyo”; Antonio, fijo de nuestro taller de imagen, asiste rigurosamente de cinco a seis menos cuarto de la tarde, después sale pitando, porque tiene “apoyo”.

Entiendo, que estos niños sienten una fuerte responsabilidad por aprender y sacar el curso adelante, aprovechan los recursos que el barrio les ofrece, se relacionan, juegan y comparten experiencias en un entorno de estudio y superación. Esto también es Palma Palmilla.

Las fotos son de Uche, reportero incansable de nuestras clases de foto:

 
P3090037.JPGOLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA