La Navidad, ha terminado. 2016 ha corrido como la pólvora y ha dejado infinidad de vivencias y gente nueva conocida. Trabajar en Palma Palmilla, sumergirme en su realidad y  día a día, ha sido uno de los grandes acontecimientos del año. Ahora, ultimando el trabajo realizado para compartirlo con vosotros, miro atrás y siento un poco de vértigo al darme cuenta de todo lo que he vivido… afortunada.

No me gustaría que pasara este momento en el que apagamos las luces sin agradecer la ayuda de todos los que incansablemente habéis estado ahí (o aquí), sí, sí… ¿os reconocéis?¿sonreís? sí, a todos vosotros, gracias por escucharme, acompañarme, por estar a cualquier hora.

Palmilla ha sido un punto de inflexión para mi, un reto y una oportunidad única de crecer y seguir adelante en busca de los sueños que crecen cada día. Desde este lado de la pantalla, en el Sur del Sur, ¡ os deseamos un buen año ! Seguiremos mandando señales de humo para que no os olvidéis de nosotros.

fin navidad.jpg